lunes, 21 de mayo de 2018

FÁRMACOS PARA LA OBESIDAD ¿DÓNDE ESTAMOS?

La obesidad afecta ya al 35,5% de los varones y al 40,8% de las mujeres mayores de 60 años.

Los niños y adolescentes con obesidad se han multiplicado por 10 en los últimos 40 años.

Según la OMS, las muertes relacionadas con la obesidad y el sobrepeso suman 2,8 millones de personas al año.

Y la obesidad y el sobrepeso, que se habían relacionado con el cáncer de colon, recto, esófago, riñón, mama y endometrio, recientemente y tras la revisión de un grupo de 21 expertos internacionales, de más de 1000 estudios publicados, se han vinculado con 8 nuevos tipos de cáncer: estómago, hígado, páncreas, ovario, tiroides, meningioma y mieloma múltiple.

Estamos ante un pandemia global y no es de extrañar que cada día sean más los pacientes que acuden a nuestras consultas, demandando tratamientos que les ayuden a reducir el exceso de grasa corporal.


Tratamiento para la obesidad


Disponemos de diferentes estrategias terapéuticas eficaces y seguras para ayudarles.
El tratamiento nutricional y la pauta de actividad física son 2 de los pilares fundamentales para hacer frente a esta enfermedad.
Sin embargo, en ocasiones se hace necesario recurrir al tratamiento farmacológico para completar un trípode terapéutico más eficaz.
La OMS recomienda el uso de dichos fármacos en pacientes con Obesidad  (IMC > 30) y/o en aquellos afectados de Sobrepeso (IMC > 25) con factores de riesgo asociados.

En la actualidad nuestro arsenal terapéutico es limitado por lo que combinamos fármacos clásicos para el tratamiento de la obesidad como el Orlistat, con otros que han demostrado su eficacia como co-adyuvantes en el control del peso tales como la Liragluitida, la Naltroxona, el Bupropion, la Metformina, el Topiramato o los IRSS. 

Cada uno de ellos se caracteriza por un mecanismo de acción particular:
  1. Orlistat 120mg, 60 mg (XENICAL ®, ALLI ®):  estimula la pérdida de peso, mejora el perfil lipídico y disminuye el riesgo de diabetes mellitus tipo 2.
  2. Naltroxona/Bupropion 8/90 mg (MISYMBA ®): disminuye el apetito, incrementa el gasto energético y bloquea los atracones, porque mantiene estables los niveles de dopamina.
  3. Metformina 850 mg (DIAMBEN ®): disminuye la apetencia por hidratos, mejora el perfil de resistencia a la insulina y se ha demostrado especialmente eficaz en pacientes afectadas de Ovario Poliquístico.
  4. Topiramato 25, 50 mg (TOPAMAX ®): ayuda a controlar los atracones, al incidir sobre la conducta compulsiva.
  5. Fluoxetina 10, 20 mg: contribuye a disminuir la ansiedad y el apetito asociado a la misma.
  6. Todos ellos administrados vía oral.
  7. Liragluitida 3mg (VICTOZA ®): análogo GLP1 que disminuye el apetito y aumenta la sensación de saciedad.

Este último administrado vía subcutánea.

Y estas estrategias pueden ser complementadas por tratamientos médico-estéticos de remodelación corporal, con fármacos y dispositivos médicos que administraremos de forma localizada, intradérmica o subcutánea profunda, siempre baja la supervisión de un médico especialista.

Conviene distinguir y clasificar según su acción terapéutica entre:

  • Fármacos LIPOLITICOS, que estimulan el consumo y/o eliminación del los trigliceridos acumulados en las vacuolas adipocitarias, respetando la integridad del adipocito. Es decir, que consiguen reducir el tamaño de nuestras células grasas al disminuir su contenido, permitiéndonos perder centímetros de zonas localizadas.
    Estos serán administrados vía mesoterapéutica o subcutánea profunda, según la indicación específica del fabricante. Son bien tolerados y no requieren cuidados especiales tras su aplicación.
  • Fármacos ADIPOCITOLÍTICOS, que producen una Lisis o destrucción del adipocito, con salida de triglicéridos al intersticio, necrosis celular, infiltrado inflamatorio y fibrosis residual. Actualmente solo podemos emplear este tipo de fármacos en el tratamiento de la grasa de la papada.
    La técnica de administración es particular y característica de cada uno de ellos: Intralipoterapia para Aqualyx® y EASI para Belkira®. Y ambas requieren un entrenamiento específico para evitar complicaciones. Los efectos secundarios asociados a este tipo de tratamientos (eritema, edema, hematomas, dolor, etc) van a necesitar implementar una serie de medidas post-tratamiento para minimizar las molestias en los pacientes tratados. Y los resultados obtenidos mediante la disminución del número de adipocitos en la zona tratada, perdurarán en el tiempo. 
  • Fármacos APOPTÓTICOS, que desencadenan una Muerte celular programada, estimulada por estímulos externos, mediante la  activación de caspasas y nucleasas y con formación de cuerpos apotóticos. A este proceso se le llama hidrolipoclasia con suero hipoosmolar y suele acompañarse de ultrasonidos para mejorar su efectividad.


La elección de uno u otro principio activo, así como la combinación entre ellos, va a depender del objetivo a alcanzar. Elegir y explicar con detalle los resultados esperables y los efectos secundarios asociados, es responsabilidad del médico especialista. En Arts Médica somos especialistas en la selección y administración de dichos principios activos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario