martes, 20 de febrero de 2018

QUE TU ALIMENTO SEA TU MEDICINA: ¿QUÉ DIETA DEBO SEGUIR CUANDO TENGO CANCER?

Acabamos de celebrar el Día Mundial contra el cáncer y desde Arts Médica queremos recordaros algunas pautas que nos pueden ayudar a prevenir y superar esta enfermedad.
Según publica la Sociedad Española de Oncología Médica, en su informe “Las Cifras del Cáncer en España 2018”, el cáncer sigue subiendo, aunque el 40% de los casos se podrían evitar si se eliminasen factores de riesgo modificables.

Alimentación y cancer


La Organización Mundial de la Salud publicó un decálogo de medidas que nos ayudan a reducir el riesgo de desarrollar un cáncer:
  • Suprimir el tabaco.
  • Mantener un peso estable y reducir el exceso de grasa corporal.                                              Éste se había relacionado con el cáncer de colon, recto, esófago, riñón, mama y endometrio. Y recientemente, un grupo de 21 expertos internacionales, tras la revisión de más de 1000 estudios publicados, han descubierto la relación entre el exceso de grasa corporal y 8 nuevos tipos de cáncer: estómago, hígado, páncreas, ovario, tiroides, meningioma y mieloma múltiple.
  • Hacer ejercicio moderado a diario.
  • Seguir una buena alimentación, puesto que puede disminuir hasta en un 30% el riesgo de padecer cáncer. Los expertos aconsejan seguir la dieta mediterránea para prevenir el cáncer y una vez superado éste.                                                                                                                  La dieta ideal debe contener 5 raciones entre fruta y verduras al día, preferiblemente frescas, cereales integrales y legumbres que garanticen un adecuado aporte de fibra y pescado azul rico en un anti-inflamatorio natural como el omega 3. Hay que limitar los alimentos con alto valor calórico, ricos en azúcares de absorción rápida y grasas hidrogenadas, como el aceite de coco y de palma. Y hay que evitar las bebidas azucaradas, la bollería industrial, los alimentos precocinados, las carnes procesadas y los alimentos con mucha sal.
  • Evitar el alcohol.
  • Evitar la exposición solar excesiva, no usar las cabinas de rayos UVA y emplear siempre el protector solar adecuado.
  • Protegerse en el trabajo y en casa de sustancias cancerígenas y de las radiaciones.
  • Fomentar la lactancia materna y limitar el tiempo de tratamiento con terapia hormonal sustitutiva.
  • Participar en programas de vacunación, especialmente frente al virus de la Hepatitis B en niños y del papiloma en niñas adolescentes.
  • Participar en programas de detección precoz de cáncer colo-rectal, mama y cérvico-uterino.




Y actualmente contamos con publicaciones, que nos enseñan a elegir los alimentos, que pueden ayudarnos a paliar los efectos secundarios de los tratamientos.
Si habéis padecido un cáncer o estáis luchando contra él, no olvidéis incluir en vuestra dieta estos alimentos:

  1. TE VERDE: Dejándolo actuar entre 5-8 min en infusión.  
  2. CÚRCUMA: Mezclada con Pimienta negra y disuelta en aceite de oliva. 
  3. CURRY, JENGIBRE, ROMERO, TOMILLO, ORÉGANO, ALBAHACA, HIERBABUENA
  4. PEREJIL, APIO, AJO, CEBOLLA, PUERRO, CHALOTA, CEBOLLETA: Machacados y con aceite de oliva. 
  5. VERDURAS CRUDÍFERAS: Col, Coles de Bruselas, Brécol, Coliflor: Sin hervir, mejor crudas.
  6. ZANAHORIAS, CALABACÍN AMARILLO, CALABAZA, TOMATE, REMOLACHA: El tomate cocido o frito en aceite de oliva. 
  7. SETAS común y de Cardo
  8. CAQUI, ALBARICOQUES, NARANJAS, MANDARINAS, LIMÓN, POMELO, GRANADA, FRESAS, FRAMBUESAS, ARANDANOS, MORAS: Pueden ser congeladas.
  9. SOJA (Leche, Yogur, Tofu, Haba, Brote): No se aconseja tomar soja ni sus derivados, a pacientes que hayan padecido o tenga riesgo de padecer un cáncer de mama hormonosensible.
  10. ALGAS (Nori, Kombu, Wakame, Arame, Dulse)
  11. ANCHOAS, CABALLA, SARDINAS, SALMÓN, BACALAO, ANGUILAS: No sirven congeladas.
  12. MARISCO
  13. VINO TINTO: Una copa con comida y cena.
  14. CHOCOLATE NEGRO: Al 70% o mas de pureza y sin azúcar.

La primera medida que recomendamos los médicos a nivel dietético es eliminar el azúcar refinado de la dieta y reducir el aporte total de glucosa, pues es la energía que emplean las células tumorales para nutrirse y crecer.

Durante el tratamiento, se aconseja una dieta rica en proteínas: pescado, carne, huevos y lácteos, preferiblemente yogur o queso fresco y con el aporte calórico suficiente para permitir que los pacientes estén bien nutridos.

Os pediremos que realicéis entre 5 y 7 comidas al día, de pequeñas cantidades para facilitar las digestiones. Las infusiones de jengibre en lugar del agua, os serán útiles para las nauseas. Y si habéis perdido el apetito, unos minutos de paseo antes de las comidas y una ración de frutas ácidas, por ejemplo una rodaja de piña, una limonada o un zumo de naranja, os puede ayudar. Las texturas suaves y los alimentos blandos como yogur, compota, pures o caldos, serán mas fáciles de tragar. Y si tenéis molestias en la lengua evitar los alimentos muy fríos o muy calientes, muy ácidos o picantes, muy secos o duros y muy salados.


Dra. Carlota Hernández Sanz

No hay comentarios:

Publicar un comentario